El rey Fernando II le pide al Maestro Mateo la construcción del Pórtico de la Gloria (1168-1188).

El declive del terreno era tan acusado que el relleno de tierra era impensable. Mateo dio con la solución, construyendo una cripta que soportaría el peso. A continuación, el propio Pórtico de la Gloria. Y a continuación una tribuna.

Escrito por

Mónica Grille

Licenciada en Historia.
Guía de Turismo Habilitada por la Xunta de Galicia