El Juego de la Oca es una guía encriptada del Camino de Santiago de ida y vuelta. Se atribuye su invención a la Orden del Temple, creada en 1118 en Jerusalén por los cruzados europeos, para proteger y defender a todos los cristianos que se dirigían a los lugares santos en peregrinación (Jerusalén, Roma y Santiago). Así, van a proteger a los peregrinos que se dirigen a Santiago, y van a diseñar un mapa criptográfico, fácil de recordar, que les va a servir de guía y que es el Juego de la Oca.

El primer ejemplar que se registra en España es el de Felipe II, que fue un regalo que le hizo Francisco de Médicis popularizándose entre la nobleza y posteriormente por toda Europa.

Probablemente para la creación del juego de la oca, los Templarios, se hayan basado en el Disco de Phaistos o Festos (datado entre el 1700-1580 a.C. y descubierto en 1908, en las ruinas del Palacio de Creta en Grecia). Está realizado en arcilla, circular de unos 16 cm de diámetro y 2.1 cm. de espesor. Hay 61 «palabras», 31 en el lado A y 30 en el lado B, numeradas A1 a A31 y B1 a B30, respectivamente, de afuera hacia adentro. En ellas aparecen diversos dibujos entre los cuales podremos apreciar la figura de 8 pájaros que parecen Ocas. La inscripción fue realizada mediante presión de sellos jeroglíficos «prefabricados» sobre la arcilla blanda, en una secuencia en espiral hacia el centro del disco. Este fue luego cocido a alta temperatura.

Disco de Phaistos o Festos

Para los Templarios, la Oca no era un juego, ya que las reglas de la orden prohibían los juegos de dados o el ajedrez.  Era una guía, un mapa cifrado del Camino de Santiago, que se encontraba encriptado, basado en los marcadores o carteles anunciadores, que marcaban los lugares de especial significación y donde los maestros constructores dejaban marcas secretas en las catedrales, castillos, monumentos, puentes, cementerios… Era como un jeroglífico, donde los símbolos, eran conocidos por toda la Orden, y que permitía un entendimiento a todos los caballeros de la Orden, independientemente del idioma de cada uno. Era por lo tanto una guía del Camino de Santiago de ida y vuelta.

El viaje de ida está representado por las 32 casillas iniciales, que simulan las 32 etapas del Camino de Francés (unos 780-814 Km.) y que parte desde Saint-Jean-Pied-de-Port, a unos 10 Km. de la frontera con España.

El viaje de vuelta corresponde a las casillas 33 a 63.

El camino pasa por un montón de pueblos que se llaman Oca o Anza, Villafranca Montes de Oca, Castrojeriz (ciudad de ocas) El Ganso, Ocón, Puerto de Oca, Manjarín (el hombre de las ocas)… Y podemos ver representada la pata de la oca en diferentes capiteles y monumentos. En Puente la Reina está la iglesia del Crucifijo, donde la cruz que sostiene a Cristo tiene forma de oca.

Decir también, que la Oca tiene una especial relación con el número 9, que es el de la percepción, es el alfa y el omega, es una clave: 

– Entre cada casilla de ocas hay 5 o 4 casillas (5+4=9).

– La casilla final (la Gran Oca), está en la casilla 63 (6+3=9) y que representa los 9 ciclos en la vida de una persona, de 7 años cada uno. 7 periodos de 9 años se consideran los años que va a vivir uno.

– Los fundadores de la Orden del Temple fueron 9 personas y estuvieron 9 años en Jerusalén.

Era importante que el código pasase desapercibido y que un templario no tuviese que ir cargando con un tablero a lo largo del camino. El tablero serviría para enseñar al iniciado: símbolos sencillos que no despertarían sospechas entre los profanos y que, al mismo tiempo, serían fáciles de recordar.

Muestra el Camino de Santiago, desde St. Jean de Pied de Port a Santiago, como una guía simbólica y encriptada que se encuentra oculta en el Juego de la Oca.

Atribuir un significado concreto sería especular. Además, con el tiempo, muchos de esos símbolos han ido desapareciendo o cambiando. Pero se supone que las ocas serían los lugares seguros donde podían refugiarse los guerreros de esta orden, emplazamientos donde “cierto saber” era protegido. Las otras casillas como el pozo, el laberinto o la muerte serían lugares no seguros para la Orden o símbolos ocultos de un proceso iniciático.

Casillas 1, 5, 9, 14, 18, 23, 27, 32, 36, 41, 45, 50, 54, 59 y 63.La oca ha sido considerada por la mitología como un animal sagrado y benéfico, porque dominaba los 3 elementos: agua, aire y tierra. Era capaz de nadar, volar y andar. Además, eran protectoras de las casas, porque graznaban cuando oían llegar a alguien.

Casillas 6 y 12. Permite salvar un obstáculo. Cruzar el puente, significa cruzar la barrera que separa lo mundanal de lo celestial. Este paso, tiene un coste o Portazgo por el aprendizaje recibido. Sería como saltar los problemas de la vida.

Casilla 19. Simboliza el descanso para reponer fuerzas y emprender de nuevo el camino con energías renovadas. El descanso significa un retraso en la consecución de la meta.

Casillas 26 y 53. Simboliza la suerte o el azar. Puede suponer un avance o un retroceso.

Casilla 31. Podría representar las depresiones y malos días que aparecen a lo largo del camino. Caer en el Pozo, supone permanecer hasta que alguien venga a rescatarte. Puede simbolizar el pecado y el perdón.

Se supone que el Monte do Gozo, era el último lugar donde los peregrinos podían pecar, lo normal es que lavasen sus ropas en Lavacolla como un signo de limpieza espiritual para alcanzar Santiago.

Casilla 42. El extraviado debe saltar a la casilla 30, justo antes del Pozo y a punto de alcanzar la oca. En la E.M. los caminos eran difíciles y era fácil equivocarse de ruta y por lo tanto había que retroceder y volver atrás.

El laberinto, también se ha representado como la Torre de Babel: la confusión de caminos físicos, idiomas e ideas.

Casilla 52. Cualquier desviación puede llevarte a la cárcel hasta que alguien te redima. En el tablero se cree que la cárcel es el Hospital de San Marcos, en León.

Casilla 58. La Calavera es el sinónimo de la muerte, el fin del Camino. Pero la muerte, también supone una esperanza de Resurrección. Era una forma de morir para renacer, suponía volver a empezar de 0.

En Vega de Valcarce podemos ver una imagen de María Magdalena (adorada por los Templarios) con una calavera.

Así pues, las casillas del 58-63 podrían simbolizar el renacimiento total, en los que el peregrino se convierte en una persona nueva.

Casilla 63. Es la gran oca, representaría el final del Camino, la llegada a Santiago el Jardín de la Sabiduría, el final de un Iniciado y el nacimiento de un Iluminado. Para otros el final era Finisterre.

MAPA CON LAS ETAPAS DEL JUEGO DE LA OCA

Etapas Juego de La Oca by Mónica Grille

Escrito por

Mónica Grille

Licenciada en Historia.
Guía de Turismo Habilitada por la Xunta de Galicia